Lección 1: Líneas, Elipses y Cajas

As of October 8th 2016, after roughly two years of offering free critiques, I will now be limiting my own critiques to patreon supporters ($3 or more). But don't fret - you are still welcome to freely submit your work and questions directly to the /r/ArtFundamentals subreddit to be reviewed by the community.

A través de los cientos de trabajos posteados que he criticado, me he dado cuenta de muchos de los errores que con frecuencia muchos de vosotros cometéis. Abajo están los fallos más comunes para esta lección.

La idea es que vayas o no vayas a postear tus ejercicios para que sean revisados, puedas primero revisar tú mismo tus ejercicios y ver tus fallos de antemano. Puede ser un poco difícil criticar tu propio trabajo, pero es importante desarrollar esta capacidad.

No vayas revisando esta lista según vayas haciendo los ejercicios. Es una buena idea mirarla antes de nada para saber qué cosas se deben evitar, pero una vez que hayas acabado es mejor dejar los ejercicios a un lado por un tiempo, y luego sentarse e ir punto por punto tranquilamente con la mirada ya relajada.

Parte 1: Líneas

  • Desviación/Separación en los dos extremos

    El objetivo de este ejercicio es dibujar justo encima de la línea ocho veces, intentando esforzarte en superponer las líneas con perfección. Esto no es una tarea sencilla y se espera que haya una desviación/separación de las líneas en la parte final.

    Pero si ves que las líneas se te van también al empezar a dibujarlas, esto significa que las estás dibujando con impaciencia y falta de atención. A menudo indica que el alumno no se está tomando el tiempo necesario para situar el rotulador en el punto correcto al empezar y que está sin embargo dibujando las líneas sin prepararse bien.

  • Si las líneas te salen bailando, estás dibujando demasiado lento y prestando demasiada atención

    Esto parece ir en contra de nuestra intuición Siempre se dice que mejor lento y con buena letra – si bien esto es totalmente cierto en muchos aspecto, es posible que malgastemos el tiempo en donde no deberíamos.

    Este error viene de dibujar la línea demasiado lento, lo que hace que nos salga el trazo demasiado irregular y tambaleándose. Pero tómate tu tiempo para dibujar cada trazo – colocando el rotulador al comienzo en el punto correcto, practicando el movimiento del trazo unas pocas veces, etc… Cuando llegue el momento de dibujar de verdad, es importante que lo hagas con un ritmo consistente, seguro y rápido. No quiero decir que dibujes todo lo rápido que puedas – pero justo lo necesario para que tu cerebro no vaya haciendo esas pequeñas correcciones al ritmo que dibujas. Son esas micro-correcciones las que hacen evidente que las líneas vayan bailando.

    Esto puede hacer tus líneas un poco más imprecisas, así que tendrás que practicar para ir haciéndolas cada vez más en su sitio, pero es más importante que las líneas te salgan suaves y rectas. Una línea que vaya bailando no vale de mucho.

  • Pasarse de largo

    Al principio no hay problema, mientras te estés acostumbrando a la idea de aplicar la técnica fantasma a tus líneas, pero tras un poco se irá convirtiendo en un mal hábito. Lo mejor es ir trabajando para conseguir comenzar la línea en el punto donde empieza y acabarla donde está el punto final. Para conseguir esto, hace falta un poco de práctica, pero mientras tengas esto en mente y trabajes para conseguirlo, acabará llegando y tendrás mucho más control sobre las líneas que dibujes.

  • Repasar automáticamente

    Este punto es muy común – muchos de nosotros cogemos la costumbre de justo dibujar una línea sobre otra inmediatamente. Esto viene de la falta de confianza, creemos que la primera línea no nos va a salir bien y tenemos que mejorarla con otra nueva. Esto se convierte en un mal hábito que hace que trabajemos esbozando siempre. Siempre intenta forzarte a pensar y planear antes de hacer cualquier trazo sobre el papel. De esta manera puedes evitar líneas de más como esta.

    Del mismo modo, quiero animarte a evitar corregir tus fallos inmediatamente. Muchas veces, en un intento de decirle al mundo: “oh, vaya, ya sé que ahí fallé” prestamos más atención a nuestras meteduras de pata poniendo más tinta en esa zona. Normalmente es más inteligente dejarlo como está, pues en un dibujo va a pasar inadvertido o lo vas a encajar en el total de tu composición. Cuando estés haciendo los ejercicios, es importante que vuelvas atrás e identifiques/corrijas de alguna manera tus fallos, pero tienes que hacer esto como un proceso a parte, más que como un reflejo automático al dibujar.

  • Líneas curvas

    Algunas personas tienen una tendencia natural a arquear ligeramente las líneas cuando las intentan dibujar rectas. Una manera que he oído para corregir esto es conscientemente arquear las líneas un poco en la dirección opuesta. Este ajuste consciente se espera que compense este problema, consiguiendo así una línea recta que no se arquee en ninguna dirección. Con el tiempo y algo de práctica, tu cerebro asociará este movimiento con una línea recta y al final no tendrás ni que ser tan consciente de ello.

  • Desorden

    Este punto es un poco vago – esto es porque todos los errores más comunes que comenté del ejercicio fantasma afectan a este también. Asegúrate de tomarte tu tiempo con cada línea para poder pensártela bien, de trazarla con cuidado y de dibujar cada trazo con agilidad y seguridad.

Parte 2: Elipses

  • No repasar las elipses

    Pongo un montón de enfásis sobre esto – tienes que dibujar sobre cada elipse que hagas en esta lección como dos o tres veces antes de levantar el rotulador. Dos veces sea probablemente lo mejor. Te va a ayudar a igualar las formas elípticas, suavizando los saltos y en general te ayuda a dibujar con un trazo con mucha más seguridad. También te aportará la práctica necesaria para desarrollar la memoria muscular para que un día puedas clavar las elipses sin tener que repasarlas.

  • ¡Repasar demasiado las elipses!

    Lo contrario también puede dar problemas – no tienes que repasar una elipse tantas veces que ya ni sepas como es la elipse que querías dibujar. Recuerda que cada elipse que intentas dibujar ocupa su propio espacio en un sitio concreto, con un ángulo e inclinación determinadas. Si repasas una elipse demasiado, ya te pierdes dándole vueltas y el ejercicio deja de tener sentido. Por ello no deberías repasar una elipse más de tres veces, pero no menos de dos, siendo dos lo ideal.

  • Dibujar elipses sin un objetivo

    Para ampliar un poco el punto anterior, la verdad es que no es útil dibujar elipses sin ton ni son, ni con un objetivo ni criterio claros del tipo de elipse que estás intentando dibujar. La mejor manera de practicar es diciéndote: “esta es la elipse que quiero dibujar” y que te salga o bien o mal. Si lo no tienes la oportunidad de equivocarte, no podrás aprender mucho de los ejercicios. Al fin y al cabo, aprendemos de nuestros errores.

    Cuando hagas este ejercicio en concreto, acuérdate de dos cosas: busca que te quede todo pegadito y ajustado – todas las elipses se deben tocar las unas a las otras, pero sin superponerse y deberían encajar perfectamente en sus filas. La segunda cosa es que cada elipse dentro de una fila tiene que tiene ser una misma copia idéntica a la anterior, manteniendo la forma una y otra vez.

    Dibujar círculos concéntricos es también un ejercicio horrible que veo hacer a mucha gente. Creo que esto es porque incluí una imagen en la lección diciendo “no hagas esto” – pero como la gente mira más las imágenes que los textos, entonces mucha gente lo malinterpretó.

  • Elipses rígidas y desiguales

    Empezaré diciendo que este ejercicio es sorprendentemente difícil. Hay que dibujar una elipse dentro de un plano, entonces mucha gente intenta llenar todo el plano hasta el punto de que sacrifican la redondez e igualdad de la elipse, distorsionándola para que encaje en cada cuadrante del plano. Sobre todo con respecto a la forma de la elipse como un todo. No pienses en llenar todo el plano – dibuja solo una elipse dentro de él. A menudo ayuda dibujar la elipse con una cierta inclinación, como se ve en el ejemplo de la derecha.

  • No alinear las elipses con el eje menor

    Si no te acuerdas de lo que era el eje menor, es mejor que vuelvas a leer la parte 2 de la lección 1. Mucha gente tiende a ignorar la línea central (marcada en rojo en los dos ejemplos de abajo), y su importancia con respecto el eje menor. Esta línea atraviesa la elipse por su lado más estrecho, dividiéndola en dos mitades iguales y simétricas. Si no alineas las elipses con respecto a esta línea, estás cometiendo un error importante.

Parte 3: Cajas

  • No enmarcar las composiciones

    He comentado esto en esta lección – es importante que enmarques tus composiciones. Esto afecta a todas las cajas, a las de perspectiva esbozada, a las de perspectiva aproximada y a las de perspectiva orgánica, ya que ayuda a poner en escena una composición clara.

    Todos los marcos se deben dibujar con una regla. Tomarte el tiempo y atención que te hagan falta para dibujar buenos marcos antes de empezar a dibujar te ayudará a mantener una mentalidad de paciencia y cuidado en lo que hagas. Si tus marcos están solo más o menos bien hechos o hechos de cualquier manera, lo que dibujes dentro de ellos será todavía peor.

  • No usar la técnica fantasma

    Como ya se ha remarcado en esta lección, cada trazo que dibujes a partir de ahora – líneas rectas, curvas, elipses, tienes que dibujar todo usando los tres pasos de la técnica fantasma. Estos tres pasos son:

    1. Identifica - ¿dónde empieza y acaba la línea? ¿Es recta o curva? ¿Es una elipse?
    2. Prepárate - busca el ángulo más cómodo para hacer la línea (gira la página si te hace falta) e imita el movimiento fantasma para la línea que quieres dibujar. No hagas esto solo un par de veces – lo que intentamos aquí es que el brazo y los músculos sientan que ese movimiento les sea familiar y cómodo. Hazlo tantas veces como te haga falta
    3. Ejecuta - Ahora tu cerebro ya ha hecho su trabajo dando a los músculos las órdenes necesarias. Manteniendo el ritmo de la técnica fantasma, baja el rotulador y apóyalo sobre la página trazando la línea con ese mismo movimiento. Tu cerebro no tiene que interferir aquí para nada – tu ritmo tiene que ser constante, seguro y lo suficientemente rápido para que tus músculos puedan hacer la tarea por si solos.
  • No usar la regla

    Esto es solo para este ejercicio – todo se tiene que dibujar con una regla, no a mano alzada. La mayoría de la gente sigue esta norma, pero hay unos pocos que van de rebeldes e intentan demostrarse a sí mismo de lo que son capaces intentando hacer esto a mano alzada.

    Esto puede parecer ridículo pero limita tu progresión en toda esta lección, que empieza metiéndote poco a poco en el mundo de la perspectiva, concentrándose en el uso aislado de los puntos de fuga. En ejercicios posteriores se profundiza más en otros aspectos, avanzando gradualmente a una comprensión más completa y flexible de la mecánica de la perspectiva.

    Haz los ejercicios como se explican aquí incluso si ya conoces las reglas de la perspectiva. Un par de páginas más no te matarán.

  • No usar la perspectiva con dos puntos (2 puntos de fuga)

    Este ejercicio está pensado para hacer con dos puntos de fuga. No tres, no uno. Está bastante claro.

  • No usar la perspectiva con un punto (1 punto de fuga)

    He visto a gente usando la perspectiva con dos puntos en este ejercicio – hazlo tal y como se indica con un único punto de fuga.

  • Esbozar las líneas de perspectiva completas hasta el mismo punto de fuga

    El propósito de este ejercicio es acostumbrarse a visualizar en tu cabeza las líneas alejándose hacia el punto de fuga, en vez de tener que dibujarlas de verdad en el papel. Así que en vez de dibujar esas líneas, trabaja en la precisión del trazo imitando las líneas hasta el final con la técnica fantasma para coger el ángulo adecuado y marca solo el segmento que haga falta de la caja que estés dibujando.

  • Adivinar, en vez de saber

    Cuando nos ceñimos a un sistema estricto de una perspectiva (con uno, dos o tres puntos), inmediatamente cedes un poco de flexibilidad en relación a como se van a orientar los objetos que dibujas. Por ejemplo, si dibujas todo de acuerdo a los dos mismos puntos de fuga, todo parecerá que está colocado sobre una misma rejilla.

    Hay una grandísima ventaja con esto - ya que la orientación de los objetos está restringida, estamos limitando el posible comportamiento de cada línea a unas pocas opciones. Sin embargo muchos alumnos pasan esto por alto – van poniendo su punto o sus puntos de fuga y dan por sentado qué van a saber por instinto como se tiene qué comportar cada línea. En vez de saber, adivinan.

    Si alguna vez te ves intentando adivinar o inseguro de como dibujar una línea, párate un momento y da un paso atrás. Echa un vistazo al sistema con el que estás trabajando y piensa en los pocos comportamientos posibles. En la perspectiva con un punto (la que estamos usando para este ejercicio), vas a encontrar los siguientes comportamientos:

    1. Todas las líneas que se van al fondo convergen en un punto de fuga
    2. Todas las líneas horizontales van perfectamente paralelas al horizonte
    3. Todas las líneas verticales van perfectamente perpendiculares al horizonte

    Simplemente no hay más opciones. Todas las líneas van a comportarse de una de estas tres maneras. Encuentra la que corresponda a la línea que vas a dibujar y aplícala.

  • Las líneas no van hacia el punto de fuga

    Este le pasa a casi todo el mundo. Como estamos estimando la perspectiva, es de esperar que cometamos errores y que algunas de las líneas que deberían alinearse con el punto fuga, pues no lo hagan. Esto pasa todavía con más frecuencia cuanto más te alejas (horizontalmente) del punto de fuga. Cuanto más lejos tengas la línea, más difícil es de calcular el ángulo que le corresponde.

    Ahora bien, esto no es un fallo como los otros – este no es un error que hayas hecho tú, es simplemente una falta de perfección técnica, en lo que estamos justo ahora trabajando para arreglar.

    Una vez hayas acabado con este ejercicio, quiero que cojas una regla y un bolígrafo o lápiz de distinto color. Alarga las líneas que se dirigen al fondo hasta el horizonte. Esto hará tus fallos muy obvios, lo que te hará ver la diferencia de distancia entre esas líneas y el punto de fuga. Aprovecha esto para observar tus errores, se consciente de ellos – así serás capaz de conscientemente compensar la próxima vez que hagas este ejercicio.

Este ejercicio es bastante nuevo, así que iré añadiendo los errores según vaya viéndolos.

  • Los planos alejados más grandes que los cercanos

    Las leyes de la perspectiva nos dicen que cuando un objeto se aleja de nosotros, se hace más pequeño. Esto es así porque las líneas que son paralelas entre sí en el espacio tridimensional convergen hacia un punto en la distancia cuando se dibujan en dos dimensiones.

    Entonces, una caja está compuesta de 3 pares idénticos de planos, cada par consistiendo de un plano cercano y un plano alejado. La única diferencia entre ellos es la posición – el plano cercano está situado más cerca de nosotros y el plano alejado, más lejos.

    Por esta lógica, los planos lejanos tienen que ser más pequeños que sus correspondientes planos cercanos.

    Tengo que admitir que, a veces, esto es mucho más difícil de ver, especialmente si no dibujas a través de las cajas. Dibujando a través de las cajas, se incluyen también las líneas que de otra manera estarían ocultas por la misma caja, lo que permite definir claramente al plano alejado por 4 líneas en vez de solo 3. Entonces si no dibujas a través de las cajas, puedes, sin querer, cometer algunos errores como intercambiar el tamaño de los planos entre sí.

  • Escorzado inconsistente entre cajas de una misma escena

    Este es un problema habitual. Cuando dibujas una única caja sola puedes ponerle la cantidad de escorzado que quieras. El escorzo es la proporción con la que el plano alejado se hace más pequeño que el plano cercano. Con un escorzo muy bestia un plano alejado se hará pequeño muy rápidamente. Con un escorzo más suave, un plano alejado se mantendrá de un tamaño relativamente parecido al de un plano cercano, aunque esté muy lejos de este.

    Cuando dibujes una única caja sola, esto no es extremadamente importante. Sin embargo, cuando dibujas muchas cajas esto se convierte en un problema porque la proporción de escorzo tiene que ser consistente entre todos los objetos de una escena. Esto es una característica que depende de nuestro punto de vista (o más bien de la distancia focal si nos queremos poner técnicos), no de cada caja por separado. Si una caja tiene un escorzo muy pronunciado y además la caja de al lado tiene un escorzo muy suave, vamos a darnos cuenta de que algo falla y nuestra habilidad para inferir las proporciones se verá afectada.

    La regla que suelo utilizar yo (incluso cuando dibujo cajas sueltas) es que un escorzo muy pronunciado conlleva una escala grande, y un escorzo ligero conlleva una escala pequeña. Una caja de cartón a tus pies, no va a tener un gran escorzo, pero un rascacielos a tus pies sí que lo tendrá.

    Entonces, cuando estés dibujando muchas cajas juntas, como tienes que hacer en este ejercicio, es importante mantener el escorzo bastante suave. La profundidad de la escena la vas a marcar utilizando el conjunto de objetos – dibujando pequeños los que estén más alejados y los más cercanos muy grandes – en vez de hacerlo con cada caja individualmente. Cualquier caja suelta deberá permanecer con poca profundidad.